Termas de Budapest

Si por algo conocemos la ciudad de Budapest, es por sus maravillosas termas. Budapest no es sólo la Ciudad de los Balnearios, sino que es también la ciudad del mundo con mayor número de fuentes de agua termal. A orillas del Danubio, nos encontramos, ni más ni menos que 118 de estas fuentes, de las que brotan 70 millones de litros cada día.

Hoy vamos a hablaros de las diversas opciones de balnearios o termas que tenéis en Budapest. Así que ya sabéis, el traje de baño no puede faltar en vuestra maleta. Bueno, si os lo olvidáis tampoco habría problema, ya que casi todas las termas tienen a disposición de sus usuarios el alquiler o la compra de bañadores, chanclas y toallas.

 

Origen de las termas de Budapest

El origen de las termas de Budapest está relacionado directamente con la composición geológica del suelo de la ciudad. La piedra caliza que lo forma mayoritariamente, permitió en el pasado el filtrado del agua de la lluvia que, al mezclarse con la de procedencia geotérmica, dio origen a un intrincado sistema de cuevas y a estas fuentes de contrastadas propiedades terapéuticas.

La cultura de los baños había empezado en Budapest con los romanos, alrededor del año 89 d.C. Pero, cuando Budapest se convirtió en un reino cristiano, en el Siglo XI el rey Esteban, sus baños empezaron a estar mal vistos; ya que bañarse en público era considerado inmoral.

Durante la ocupación otomana de los siglos XVI y XVII, los turcos convirtieron las fuentes de agua termal en lugares de reunión social, es decir, en balneario; construyendo 8 de ellos en la parte de Buda, alguno de los cuales todavía se encuentra en funcionamiento. De hecho, la mayoría de las termas están en esa parte Oeste de la ciudad, en paralelo con el río Danubio.

 

Termas de Budapest Szechenyi

 

Las 6 mejores termas o balnearios de Budapest

 

Termas Széchenyi

En el lado de Pest, en el Parque Városliget, se encuentran las termas Széchenyi, el complejo más grande de aguas termales en toda Europa. Diseñadas y construidas durante la etapa del Imperio Austro-Húngaro (1867-1918), el balneario fue ampliado en sucesivas ocasiones hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Una vez hagas tu entrada a la piscina principal, podrás comprobar como las icónicas partidas de ajedrez con tableros flotantes sobre el agua, no son sólo un mito creado por postales y guías de viajes, sino que existen de verdad. Comienza tu sesión en la sauna, tómate un rápido paso por el agua helada, relájate en la piscina de agua tibia, para luego terminar en la piscina termal del principio. Repetir esta secuencia un par de veces, te permitirá alcanzar lo más próximo a lo descrito por la filosofía Hindú como el Nirvana.

Están abiertas de 6:00  de la mañana a 10:00 de la noche, todos los días de la semana; y algunos sábados celebran fiestas nocturnas.

 

Termas Géllert

El balneario Gellért, construido en 1918, se encuentra dentro del maravilloso edificio secesionista (la versión húngara del Art Noveau) del Hotel Gellért. Famoso por haberse rodado en su interior en la década de los 90 un conocido anuncio publicitario de yogures Danone, es considerado como el balneario más hermoso de la ciudad de Budapest. La piscina de olas exterior ofrece una espléndida vista de la colina Géllert, con la estatua de la Libertad en lo alto.

Permanecen abiertas de 6:00 a 20:00, todos los días de la semana.

 

Termas Rudas

Destacan también las termas Rudas. Fueron construidas en la segunda mitad del S XVI por el Sokoli Mustafa, Pachá Turco de Buda; y están divididas en tres partes: el balneario turco con su cúpula octogonal, el spa y la piscina exterior situada en la terraza.

Ofrecen la opción de adquirir el ticket completo para todo el balneario, o sólo para acceder a alguna de las partes por separado. Teniendo en cuenta, eso sí, que son una de las pocas que todavía tienen acceso restringido por géneros durante la semana: mujeres (los martes),  hombres (los lunes, miércoles, jueves y viernes); mientras que sábado y domingo son mixtas.

Su horario de apertura es de 6:00 a 22:00, aunque la zona de spa abre un poco más tarde (8:00 de la mañana); mientras los viernes y sábados también tienen disponible un ticket en horario nocturno, de 22:00 a 4:00 de la madrugada.

 

Termas Lukács

Por este balneario tenemos especial predilección. Por un lado, se trata de una de las termas más antiguas de la ciudad de Budapest; mientras que, por otra parte, también se escapa un poco de las aglomeraciones que nos solemos encontrar en Széchenyi o Géllert. Las termas Lukács ya fueron usadas durante el Siglo XII por los Caballeros de la Orden de San Juan, siendo transformadas durante la ocupación otomana (siglos XVI y XVII) en un balneario turco.

La estructura actual data de 1884; aunque su última renovación fue en 1999. Eso sí, las Lukács conservan toda la esencia de las termas originales centenarias. Combinan piscinas interiores y exteriores, así como un jacuzzi en uno de sus patios al aire libre, y varias saunas.

Su horario de apertura es de 6:00 a 22:00, de lunes a domingo.

 

Termas Veli Bej

Otra opción serían las termas Veli Bej, también de la etapa del Sokoli Mustafa (S XVI) y dirigidas desde el S. XIX por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, quien posee también el hospital que se encuentra en el edificio adyacente.

Aunque han sido renovadas recientemente, todavía conservan  la antigua cúpula otomana, diseñada por el famoso arquitecto húngaro József Hild. Este pequeño balneario, íntimo y acogedor, pasa incluso desapercibido para muchos de los habituales residentes de la ciudad de Budapest.

Sus aguas tienen propiedades para personas que sufren problemas de reuma o se están recuperando de algún tipo de cirugía; y entre sus servicios disponibles están la sauna finlandesa, jacuzzi, habitación de vapor y una piscina de aromaterapia.

Son de las pocas que cierran al mediodía. Su horario de apertura es de 6:00 a 12:00 h, y por la tarde de 15:00 a 21:00 (todos los días de la semana).

 

Termas Király

Por su parte, las termas Király, son las únicas de la etapa turca que no han sido todavía renovadas, por lo que esto le da, si cabe, una apariencia histórica más fascinante. Construidas en el siglo XVI, sumergirte en su pequeña piscina central te proporcionará la sensación de viajar atrás en el tiempo.

Abren de 9:00 de la mañana a 21:00 de la noche y, al contrario que en el pasado, actualmente son mixtas (disponibles para hombres y mujeres) todos los días de la semana.

Cada una de las termas tiene su propio carácter y atmósfera, así que sea cual sea tu elección, seguro que no te va a defraudar. Alrededor de dos horas sería el tiempo ideal para sacar el mayor provecho del balneario. Después de disfrutar un tiempo de las propiedades de sus aguas rodeado de su espléndida arquitectura, cuerpo y mente se sentirán completamente renovados y satisfechos.

Incluso, hoy en día, tomar los baños, está subvencionado por el gobierno húngaro, dadas sus propiedades curativas, y hay médicos que los recetan. Así que, ¿a qué esperas para venir a comprobar alguno de sus múltiples beneficios?

Gracias otra vez por haber leído nuestro artículo. Si te ha parecido interesante, por favor, compártelo en las redes sociales. Si ya has estado en Budapest, ¿cuáles son las termas de las que has disfrutado? ¿Repetirías experiencia? Aunque, en este caso, nos imaginamos la respuesta. De todas maneras, háznoslo saber en la sección de comentarios.

Termas de Budapest, la Ciudad de los Balnearios
5 (100%) 2 vote[s]
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *