qué ver en Toulouse- turismo en Francia

Toulouse es una de las ciudades más especiales del sur de Francia, una ciudad que enamora a primera vista y un destino ideal para pasarse tres o cuatro días. ¡Será una experiencia inolvidable! Aquí van unas recomendaciones sobre qué ver en Toulouse que tanto te valen para visitarla en un día que para saber qué ver en Toulouse en 3 días o en estancias más largas. ¡Vamos a empezar por los mercados!

 

Si es sábado y brilla el sol, lo ideal es acercarse a media mañana al mercado público y por la tarde ir al río a hacer un picnic. Con una botella de vino de Gaillac o de Fronton sobre tu manta, podrás pasar la tarde picando queso y embutidos, gozando de la vida al estilo galo-meridional.

 

¿Qué visitar en Toulouse? Mercados públicos

Hay para elegir. El ambiente de los mercados públicos es especialmente interesante los fines de semana a medio día, cuando se mezcla la gente que sale a hacer la compra con las reuniones de amigos. A la hora de planear tu visita, ten en cuenta que cierran los lunes.

 

En los mercados encontrarás restaurantes y puestos donde comprar productos frescos típicos para llevarte a casa, como la salchicha de Toulouse, quesos de los Pirineos o vinos de la región.

 

Se suele recomendar el mercado de Victor Hugo, en el cada puesto está especializado en una gama de productos y que es de los más grandes de Francia. Nosotros recomendamos también el del barrio de Carmes frente a la parada de metro homónima y recomendamos una visita al puesto de Jean-Jacques.

Los domingos por la mañana se monta un mercado al aire libre en torno a la Iglesia de Saint Aubin. ¡No te lo pierdas! Allí encontrarás puestos de gastronomía local e internacional lista para comer. También fruta, verdura, embutidos y mil delicias más generalmente de producción artesanal.

 

Los domingos podrás pasearte por los puestos de anticuarios que ponen a la venta objetos de menaje, obras de arte, antigüedades, reliquias y curiosidades en los Allées François Verdier.

 

Con esto, tendrás alternativas suficientes para planear qué ver en Toulouse en tres días. Pero si decides quedarte más, ¡no te quedarás sin opciones! El repertorio de mercados también incluye el de abastos del barrio de Saint-Cyprien, puestos varios en la Place du Capitole, etcétera.

 

¿Qué visitar en Toulouse? Algunos monumentos del centro

La misma ciudad y sus calles son un monumento construido en el característico ladrillo tolosano que empezaron a usar los antiguos romanos cuando fundaron la ciudad. En el siglo XV se recuperó la costumbre de sustituir las construcciones de madera, barro y adobe medievales a fin de dificultar la propagación de incendios. ¡Un paseo por la céntrica rue de Saint-Rome es un viaje en el tiempo!

Pongamos que acabamos de salir del mercado de Victor Hugo. Estaríamos al lado de Place du Capitole, frente a la fachada del actual Ayuntamiento de Toulouse acabada en 1760, obra del arquitecto Guillaume Cammas. La construcción de este edificio comenzó a finales del siglo XII y no es hasta el siglo XIX que el edificio y la plaza adquieren la apariencia actual.

Entramos en la rue de Saint-Rome pasando por al lado del histórico Café Bibent , foro de debate político entre los siglos XIX y XX y el primer bar de la ciudad en servir cerveza a presión. Hoy es propiedad del célebre chef Christian Constant.

qué visitar en Toulouse

Aproximadamente a la mitad de la calle admiramos la Tour de Serta, una de las decenas de torres de ladrillo que dominan sobre el resto de tejados del centro de Toulouse.  Este tipo de torre doméstica empezaron a usarla en el medievo los señores como defensa y marca de predominio armado. Siglos más tarde, las empezaron a lucir también los comerciantes más ricos en una especie de competición por ver quién podía construir la torre de mayor altura.

Llegamos a la Place Esquirol, que con la parada de metro más céntrica de la ciudad es un punto de quedada popular. A la izquierda se prolonga la rue de Metz, de sabor burgués al más puro estilo siglo XIX, cuya inspiración son los célebres bulevares de París; en ella se encuentra el importante Museo de los Agustinos (Museo de Bellas Artes de Toulouse).

A continuación, giramos hacia la derecha para encaminarnos hacia el río Garona, no sin antes hacer una parada en el patio del Hôtel d´Assézat (1555-1581), que reúne lo mejor de la arquitectura renacentista de Toulouse. Desde 1995 es sede de la Fundación Bemberg y su fantástico museo cuya colección de pintura que abarca todos las épocas de la historia del arte no puedes dejar de visitar.

Salimos del patio para acercarnos al principio del Pont Neuf (1544-1659), sobre la orilla derecha del río Garona. Caminando en dirección de la corriente llegaremos en dos minutos al Port de la Daurade, lugar para echar la tarde observando el fluir del agua rodeados de música improvisada.

qué visitar en Toulouse

Toulouse no sería lo que es sin el río Garona, pero tampoco lo sería de no haber aprendido a domesticarlo, ya que sus violentas crecidas se hubieran llevado la ciudad por delante. El Pont Neuf es el más antiguo de los que se ven desde aquí, el único que resistió crecidas históricas del río, como la de 1875, gracias a un diseño robusto, singular y armonioso.

inundación río Garona

Si cruzáramos el puente hacia la orilla izquierda nos podríamos adentrar sin nada que temer en las callejuelas del popular barrio de Saint-Cyprien, pero vamos a seguir en esta orilla para visitar algunos edificios religiosos de esta zona.

 

¿Qué ver en Toulouse en tres días? Iglesias imprescindibles

¿Qué ver en Toulouse en cuanto a arquitectura religiosa? En este aspecto es muy relevante la arquitectura románica y gótica. Es la iglesia románica más grande del mundo, con preciosos ejemplos de un estilo local denominado gótico meridional.

 

Su rasgo diferenciador es un planteamiento de edificios que se juegan su efecto plástico en las formas casi puras y una cálida interacción entre el rojo omnipresente del ladrillo y los detalles ornamentales en piedra caliza blanca.

 

Aquí tienes una lista con lo imprescindible:

Basílica de Saint Sernin

Es la mayor iglesia románica del mundo con 120 metros de largo y 64 metros de altura. Consagrada en el año 1096, es una de las principales etapas del Camino de Santiago francés y sus esculturas se comparan a las del Maestro Mateo de la Catedral de Santiago. Es símbolo de Toulouse, ¡no te la puedes perder!

 

Complejo conventual de los Jacobinos

Jacobinos, dominicos y predicadores, es hablar de lo mismo. La Orden de predicadores que fundó en Toulouse el presbítero burgalés  Domingo de Guzmán para luchar contra la herejía cátara. Se hicieron tristemente célebres por su papel en la Inquisición. Este excelente ejemplo de gótico meridional se construyó durante el siglo XIII y esconde alguna sorpresa.

 

Catedral de Saint Etienne

Curiosamente los templos “menores” como los anteriormente mencionados roban protagonismo a la Catedral, pero no por eso debemos dejar de hacer una visita al interior de esta impresionante y particular construcción gótica. Y si quieres cerrar el círculo, el mercado de Carmes está a cinco minutos a pie.

 

¡Conoce Toulouse con guías locales!

¿Aún te sigues preguntando qué ver en Toulouse? No te preocupes, ¡tenemos la solución! Reserva plaza en nuestro free tour por Toulouse y descubre más secretos de la Ville Rose. Si tienes alguna pregunta, no dudes en contactar con nosotros. ¡Y no olvides dejar un comentario si te ha gustado el artículo!

¿Te ha gustado?
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *