La plaza de los héores

ORÍGENES Y ELEMENTOS PRINCIPALES DE LA PLAZA

Si hay algún lugar en la ciudad de Budapest donde se pueda ver reflejado el accidentado pasado de Hungría, éste es, sin duda, la Plaza de los Héroes. Este majestuoso espacio abierto se encuentra al otro extremo de los 3 km de longitud de la Avenida Andrássy, la más popular de Budapest, construida como una de las más lujosas de toda Europa a finales del Siglo XIX, durante la Belle Époque de Budapest, y con la que la plaza comparte la Declaración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO desde el año 2002.

placa cenotafio plaza de los heroes

La plaza, diseñada por el arquitecto Albert Schickedanz, se inauguró en 1896 para conmemorar el milenario de la fundación del Principado de Hungría. Durante ese mencionado período de esplendor de Budapest (Belle Époque), la abundancia de recursos permitió a Hungría celebrar por todo lo alto esa efeméride. La construcción del Parlamento de Hungría, el segundo más grande de toda Europa, la reforma de la Iglesia de Matías en Buda, o la inauguración del Mercado Central de Budapest son buena prueba de ello.

 

Monumento al Milenio

El Monumento al Milenio es uno de sus principales elementos. Esta enorme columna corintia de casi 40 metros de envergadura, cuenta con el Arcángel Gabriel en lo alto. Considerado como un símbolo de la mitología húngara, Gabriel se le aparecería en un sueño al Papa Silvestre II, diciéndole que le enviara una corona al Rey de Hungría (San Esteban), para legitimar su posición como uno de los defensores de la Cristiandad.

De hecho, en lo alto de esta columna, el Arcángel Gabriel sostiene en su mano derecha una réplica de esa corona, mientras la original se encuentra guardada en el interior del Parlamento de Hungría. En la mano izquierda tiene la Cruz Evángélica que el Vaticano le concede a Hungría en el Siglo XI, bajo el reinado de San Esteban, cuando es reconocida como un reino cristiano. San Esteban tiene consagrada en su nombre la Basílica más representativa de Budapest, otro de los puntos imprescindibles para visitar en vuestro viaje a Budapest.

Agrupados en la base de la columna, se encuentran los siete jefes de las tribus fundadoras del Principado de Hungría, allá por el año 896 d.C.; con Árpád, el líder elegido al consolidarse este compromiso, con el que nacería la precursora de la Hungría actual.

Post relacionado:  Mercado central de budapest

 

Cenotafio

cenotafio plaza de los heroes

Más desapercibido pasa el cenotafio o tumba al soldado desconocido que se encuentra justo delante. Fue colocado en 1929 para recordar a los héroes que dieron su vida, a lo largo de la historia, por la libertad de Hungría.

Detrás de este monumento funerario se encuentra una placa que marca el lugar desde el cual, en 1878, el ingeniero de Minas Vilmos Zsigmondi perforó un pozo de 971 metros de profundidad que permitió la aparición y abastecimiento de las Termas Széchenyi. Una relajante visita a este balneario, que se encuentra a escasos cinco minutos a pie de este monumento, es otra de las razones para visitar esta parte de la ciudad.

 

Columnatas

En la parte posterior del Monumento al Milenio nos encontramos con dos columnatas y dos series de estatuas colocadas entre 1904 y 1911: una a derecha y otra a izquierda. Sus partes superiores están coronadas por cuatro alegorías, que hacen referencia (de izquierda a derecha) al Trabajo y Abundancia, y a la Guerra (en la columnata de la izquierda); y a la Concordia, y al Conocimiento y Gloria (en la columnata de la derecha).

En la base de la sección de la izquierda, entre las columnas, se encuentran las estatuas de 7 reyes húngaros: San Esteban, San Ladislao, Kálmán, Andrés II, Béla IV, Carlos I y Luis El Grande.

Por su parte, entre las columnas del lado derecho nos encontrábamos originariamente a otros siete monarcas húngaros. Sólo se han conservado las estatuas originales de los dos con los que comienza la secuencia desde el lado izquierdo, ya que, los otros cinco, al ser miembros de la dinastía Habsburgo, han sido sustituidos. Señal inequívoca de que las tensiones y rencillas entre austríacos y húngaros todavía no han cicatrizado por completo.

 

PASADO DE LA PLAZA

La Plaza de los Héroes es uno de los lugares de Budapest donde más claramente se han hecho evidentes los drásticos cambios políticos sufridos por Hungría a lo largo del Siglo XX.

En la breve experiencia de apenas 133 días de la República Bolchevique liderada por Béla Kun en 1919, la plaza fue transformada para ejemplificar el apoyo al régimen comunista durante los días más señalados, especialmente el 1 de mayo. Así, el Arcángel Gabriel y las 14 estatuas de los reyes húngaros, quedaron ocultas detrás de una enorme cortina roja, y una escultura de Karl Marx era la que se encargaba de presidir este espacio.

Post relacionado:  10 lugares imprescindibles para visitar en Budapest

Posteriormente, el largo período del régimen autoritario de Miklós Horthy (1920-1944), permite aflorar los tradicionales vínculos de la sociedad y el Estado húngaro con la Iglesia Católica. Así, la Plaza de los Héroes en 1938 se convierte en una de las sedes principales del Congreso Eucarístico Mundial, celebrado en Budapest en 1938.

El cambio radical sufrido desde 1948, con la implantación de un régimen socialista de partido único durante 41 años, deja nuevamente su huella en este espacio. De esta manera, vuelve a ser utilizado como uno de los lugares más habituales de celebración de eventos multitudinarios de apoyo al régimen comunista; especialmente durante la dura etapa de represión y sovietización de Mátyás Rákosi (1948-1953), o en el largo período liderado por János Kádar entre 1956 y 1988.

En junio de 1989, pocos meses antes de la caída de la socialista República Popular de Hungría, se celebró en la Plaza de los Héroes un multitudinario funeral para restaurar la memoria de Imre Nagy, primer ministro de la Hungría socialista entre 1953 y 1955. Nagy, a pesar de su turbio pasado como agente del KGB, llevó a cabo importantes avances en su breve mandato: cierre de los campos de concentración, devolución de tierras a los campesinos húngaros, o el intento, no fructificado, de establecer un sistema democrático multipartidista.

Apartado del poder por ser considerado un reformista, durante la Revolución Húngara de 1956 se erige como uno de sus protagonistas, al ser encumbrado de nuevo a la jefatura del Estado por aclamación popular. Capturado después del aplastamiento de esta Revolución por parte de los tanques soviéticos, es ejecutado en Budapest en junio de 1958, con la clara connivencia del nuevo primer ministro János Kádar, después de un cautiverio de más de un año en la vecina Rumanía.

Este funeral de Imre Nagy se convirtió en un clamor popular por la democracia, y marcaría un punto sin retorno para la transición pacífica desde el régimen comunista a la nueva democracia húngara; materializado con la caída de la República Popular de Hungría en octubre de 1989, y la celebración de las primeras elecciones generales democráticas, después de más de 40 años, en la primavera del año siguiente.

Post relacionado:  Mercado central de budapest

Destacar también, durante esta despedida de Nagy; el brillante discurso de Viktor Orbán, quien emergía en aquel momento como un destacado líder estudiantil y que, a la postre, se convertiría en el primer ministro más joven de la historia de Hungría en 1998. Orbán acaba de ser reelegido en abril de 2018 por cuarta vez (tercera consecutiva) como jefe del ejecutivo húngaro; aunque, en la actualidad, es acusado, tanto por opositores como por organizaciones internacionales de regirse por una deriva autoritaria que se apartaría de aquellos valores que reclamaba en su mencionada intervención de junio de 1989.

 

LA PLAZA DE LOS HÉROES EN LA ACTUALIDAD

Actualmente, la Plaza de los Héroes es uno de los lugares de referencia de la ciudad de Budapest, no sólo por su monumentalidad y rico pasado, sino también por hallarse en sus inmediaciones otros edificios relevantes: Museo de Bellas Artes y Palacio de las Artes (ambos en la misma plaza), o Termas Széchenyi, Zoo de Budapest y Castillo de Vajdahunyad en el vecino Parque Városliget, el principal pulmón verde de la ciudad.

museo bellas artes plaza de los heroes

Precisamente, en los meses de invierno, el lago artificial que separa la Plaza de los Héroes del mencionado Parque Városliget se convierte en una grande y divertida pista de patinaje sobre hielo.

La plaza es lugar habitual de celebración de conciertos y otros eventos multitudinarios. Además, el hecho de poder llegar hasta allí recorriendo a pie la Avenida Andrássy, o utilizando la línea de metro 1, la segunda más antigua de Europa sólo por detrás del metro de Londres (la parada Hósök tere se encuentra a la entrada de la propia plaza) le transmite un encanto añadido.

metro plaza de los heroes

Esperamos que este artículo te haya servido para entender el significado de cada una de las partes del Monumento al Milenio, y la relación de esta plaza con los turbulentos cambios políticos que ha sufrido Hungría durante el Siglo XX. Si es así, ¡anímate a compartirlo en las redes sociales!

Por cierto, tanto mencionar la palabra Milenio… ¿sabrías decirnos en qué año tiene lugar esa famosa celebración en Budapest y por qué es tan importante para los húngaros el número 96? Si sabes la respuesta, ¡escríbela en la sección de comentarios!

¿Te ha gustado?
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *