el clima en Toulouse

A todos nos viene bien saber algo del tiempo que nos vamos a encontrar cuando salimos de viaje para saber qué llevar en la maleta. Así que para que os hagáis una idea, hoy os hablamos de algunas características del tiempo de Toulouse.

 

¿Cómo es el tiempo en Toulouse en cada estación?

El tiempo en Toulouse es considerado por los franceses como de los más amables del país, relativamente seco de media durante todo el año, las precipitaciones no son tan frecuentes como en la Francia al norte del río Loira. Una media de horas de sol ligeramente superior a la media nacional (2.031, frente a las 1.973 de media nacinal), hace del clima de Toulouse un clima privilegiado.

Aquí las estaciones son marcadas. Tal vez la más imprevisible sea la primavera, que suele ser fresca, sin mucho frío, pero salpicada de lluvias cortas que en ocasiones pueden degenerar en temporal. El resto de año se sucede con un verano seco y cálido con 28ºC de media, un otoño soleado y un invierno relativamente frío con una media de 9ºC, con posibilidad de lluvia en noviembre y enero y escasas nevadas.

 

La media anual térmica de Toulouse registra 34 días de calor intenso y 33 de frío.

 

Y debe ser cierto que el clima nos condiciona y que a un tiempo agradable, igual que vestimos más ligero, se relaja el carácter y el trato de la gente tiende a la calidez: el acento del francés que hablan los tolosanos y las tolosanas, se reveló -gracias a una curiosa encuesta nacional sobre acentos locales realizada en 2013- como el más amable del país según un setenta por ciento de los encuestados. Mientras que más al sur, el marsellés fue elegido como el más gracioso por la mayoría de encuestados.

Sin embargo, su particular situación geográfica, que la sitúa en un cruce de influencias meteorológicas, somete el tiempo de Toulouse a importantes variaciones. Entre estos condicionantes primero tener en cuenta que nos encontramos a medio camino entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo. Cualquier desequilibrio en la presión atmosférica y temperatura entre las dos masas de agua tendrá incide en tiempo de Toulouse.

el clima en toulouse

Y no menos importante es la cercanía de barreras geográficas de envergadura: la cordillera de los Prineos al oeste y el Macizo Central al este. Esta imprevisibilidad característica del clima de Toulouse pone en apuros a los meteorólogos a la hora de elaborar previsiones a largo e incluso a medio plazo.

Los expertos de Météo-France recomiendan no fiarse aquí del pronóstico del tiempo para la semana y contentarse con el pronóstico que nos puedan dar hoy para mañana. Y el más importante en cuanto a caprichos meteorológicos locales es el viento, que merece un párrafo a parte si hablamos del clima de Toulouse.

 

¡Cuidado con el viento!

Es cierto. Solo un fenómeno climatológico puede llegar a ser un problema en la ciudad rosa: el viento. Al viento en Toulouse le gusta llegar sin avisar, pillar desprevenido y puede ser violento. El viento caracteriza esta ciudad, marca un rasgo importante. La acompaña en su larga historia.

 

El 4 de mayo de 1916, el viento logró con violentas ráfagas logró hacer descarrilar un tren en marcha sin causar por suerte más víctimas que algunos contusionados. 

 

De los vientos, el más relevante y popular es el aután, un viento del sureste, frío u seco (aután blanco) o cálido, húmedo y que puede degenerar en temporal (aután negro). Puede pasar de 10 a 100km/h en cuestión de dos horas y repetirse en varias ocasiones durante el mismo año en distintas estaciones. Si se alarga durante varios días, que no suele ocurrir, se convierte en un duro examen para nuestros nervios. Por eso, se le conoce como “el viento de la locura” o el “viento del diablo”.

En otros términos, se trata la prolongación de corrientes marinas que soplan sobre las costas de Montpellier a orillas del Mediterráneo. Estas corrientes son desviadas por la circunvalación formada por los Pirineos y ascienden atravesando el paso entre estos últimos y el Macizo Central para irrumpir en el interior de la región del alto Garona. Digamos que sigue el curso del Canal del Mediodía para caer sobre Toulouse.

Por donde pasa, el aután oprime mentes, fastidia pícnics y pone en alerta a los agricultores. Más aún: en febrero de 2003 alcanzó un récord histórico soplando a 119km/h alrededor de la zona del aeropuerto Toulouse-Blagnac, se llevó por delante varios techos, arrancó árboles del suelo y provocó cortes y colisiones en las carreras.

 

Generalmente no trae lluvia, pero a veces la a anuncia. Las lluvias más frecuentes nos las trae la tramontana, otro viento que se opone al aután desde el noroeste, naciendo en el océano Atlántico.

 

Pero tranquilos, porque si bien el aután puede fastidiarnos durante un rato un paseo, sus visitas son casi siempre breves y más bien poco frecuentes. Además, a su favor hay que decir que es en parte gracias a su influencia que son más frescas las noches de verano y más cálidas las de invierno.

Y un último aspecto positivo: los vientos, al llevarse consigo la polución ambiental, contribuyen a que el cielo de Toulouse, con su medio millón de habitantes, luzca como uno de los más límpidos que hayamos gozado en una ciudad de su importancia y tamaño.

Si venís de visita en invierno traed ropa de abrigo y en primavera puede ser que tengáis que abrir el paraguas, pero en general el tiempo de Toulouse no ofrece dificultades para la visita. Los mejores meses son los que van de abril a octubre. Pero recordad, no os fiéis de los pronósticos meteorológicos a largo o medio plazo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *