Quai de l´Exil Toulouse

Hoy vamos a hablarte del exilio republicano español en Toulouse. En la recta final de la Guerra Civil, después de las tomas de Barcelona y Tarragona por parte del ejército franquista, el 26 de enero de 1939, comienza un éxodo de casi 500.000 ciudadanos españoles que se ven obligados a cruzar la frontera francesa a través de los Pirineos.

EL EXILIO ESPAÑOL EN TOULOUSE

RECIBIMIENTO POR PARTE DEL ESTADO FRANCÉS

Con esta llegada masiva, por primera vez el gobierno francés pondrá en funcionamiento las disposiciones aprobadas desde abril de 1938 para vigilar, controlar y reprimir a los extranjeros. El decreto del 12 de noviembre de 1938 contempla el internamiento administrativo de los extranjeros “indeseables” en “centros especiales”. En febrero de 1939, 275.000 personas son internados en diversos campos, especialmente en Argelès-sur-Mer y Saint-Cyprien.

«Por colchón la arena húmeda y por manta el cielo estrellado». Esta frase  fue repetida, y sufrida, por decenas de miles de internados en la playa de Argéles sur Mer. Refleja la amargura de los hombres, mujeres y niños, todos republicanos españoles, que al cruzar la frontera francesa huyendo de las tropas del ejército sublevado creían que encontrarían la solidaridad del Estado amigo.

COMPROMISO DE LOS EXILIADOS ESPAÑOLES CON LA RESISTENCIA EN FRANCIA

Una de las personas que ha estudiado con mayor profundidad el exilio español en Toulouse ha sido la Catedrática de Historia Contemporánea de la UNED Alicia Alted Vigil; quien en su libro El exilio republicano en Toulouse, 1939-1999 nos relata con todo detalle el periplo de los refugiados españoles; así como la reorganización de las diversas organizaciones políticas, sindicales y culturales opuestas al régimen franquista en su destierro en la ciudad de Toulouse.

El compromiso de los exiliados con la causa de los aliados y su participación activa junto a los franceses en los años de la Segunda Guerra Mundial, había producido un cambio en la imagen que tenía la opinión pública francesa sobre estos refugiados españoles, a la par que el gobierno francés procedía a la regularización de su situación jurídica.

La presencia de refugiados republicanos españoles llegados desde enero de 1939 está considerada hoy día en Francia, como uno de los elementos más decisivos para la movilización inicial de la Resistencia.

Fueron alrededor de 50.000 los españoles que lucharon contra los nazis, uniéndose al movimiento de resistencia y contribuyendo a la liberación de Francia. La actuación más importante de esta organización sería la liberación de Foix, así como la liberación de Toulouse bajo el mando de Luis Bermejo, y la colaboración en la liberación de Limoges.

ORGANIZACIONES ESPAÑOLAS EN EL EXILIO DE TOULOUSE

Toulouse se convirtió, sin ningún género de dudas, en la capital del exilio republicano español. Buena prueba de ello fue el asentamiento en la ciudad de las respectivas ejecutivas de las principales organizaciones políticas, sindicales y culturales de oposición al régimen franquista, así como otras que prestaban una importante labor de apoyo a la difícil situación de los refugiados:

CRUZ ROJA

En abril de 1945 se establece la sede social de la Cruz Roja Republicana Española en el número 51 de la calle Pargaminières de Toulouse. La Guerra Civil había fracturado la institución en dos bandos.

En la sede social se atendía diariamente a los enfermos de urgencia y en general a todo aquel que no podía ir al otro dispensario los días de consulta. Mención especial merece la médica Amparo Poch, que había sido fundadora de la revista Mujeres Libres durante la Guerra.

PSOE Y UGT

Debido a los sucesivos golpes asestados por la Brigada Político Social a la ejecutiva del Partido en el interior de España,  Toulouse se convirtió en la sede de la Comisión Ejecutiva del PSOE en la clandestinidad y en el exilio, desde el 24 de agosto de 1944; cuando su cuartel general se establece en el número 69 de la Rue du Taur.

Este PSOE se pronuncia por la permanencia de la República y reclama la constitución de un Gobierno Republicano en el exilio. Va a ser dirigido por Rodolfo Llopis, después de que, en 1945, la Internacional Socialista le concediera legitimidad a su bando, en detrimento del de Negrín, y en él persistirá el rechazo de todo contacto con comunistas y sus aliados.

La organización socialista con su sede toulousana le permitió al PSOE salvar la gran noche de piedra de la dictadura franquista. Desde 1939, los socialistas, aunque vencidos y dispersos, lograron reorganizar el Partido, como vínculo entre la República y la Transición. Lo mismo ocurre con la UGT, cuya Secretaría General la había asumido Pascual Tomás.

Sede del PSOE en el exilio

En el número 69 de la Rue du Taur se encontraba la sede y dirección del PSOE durante la dictadura franquista

CNT

A finales de 1959, a iniciativa de los anarcosindicalistas de la CNT, se creó El Ateneo Español en el número 14 de la Rue de l´Étoile, a imagen de los Ateneos de la República. Otro lugar habitual de reunión de los anarquistas exiliados en el Sur de Francia era la Halle aux Grains, en la Plaza Dupuy; donde cada 19 de julio celebraban el aniversario de la Revolución, su toma de las armas para contener el avance del ejército franquista.

La sede de la Confederación Nacional del Trabajo finalmente se instaló en el número 4 de la Rue Belfort. Uno de las personalidades libertarias que dejó una huella imborrable en Toulouse fue Federica Montseny; la primera mujer ministra de toda Europa Occidental, al aceptar la cartera de Sanidad y Asistencia Pública en el gobierno de Largo Caballero entre noviembre de 1936 y mayo de 1937.

Como les pasó a miles de españoles tras el final de la Guerra Civil, en abril de 1939 Federica tuvo que exiliarse junto con su familia. Su elección fue Francia. Allí continuó con su labor social y política en la ciudad de Toulouse hasta su muerte en 1994.

Halle aux Grains

LA Halle aux Grains en Toulouse era lugar de reunión de militantes y simpatizantes anarquistas

PCE

Vinculado de manera muy estrecha con el Partido Comunista de España nos encontramos al Hospital Varsovia, en el barrio de Saint-Cyprien.

Estaba situado en un pequeño castillo. Tenía un mobiliario muy simple y rudimentario. Es un hospital que vehicula ese valor de la Resistencia y el Exilio Español con la solidaridad y la proximidad humana.

La historia del Hospital Varsovia arranca en octubre de 1944, cuando un grupo de médicos republicanos, la mayoría de ellos catalanes, que habían combatido a los nazis en la Resistencia fundaron un hospital en Toulouse para atender a los maquis heridos en la fallida operación Reconquista contra Franco impulsada por el PCE.

Pronto sería el centro médico de referencia para los 150.000 exiliados españoles en el sur Francia. En el Varsovia no sólo trataron a heridos en la frustrada invasión de la Vall d´Aran, sino también a supervivientes españoles de campos de concentración nazis como Mauthausen o Dachau.

Fruto de la campaña anticomunista por el inicio de la Guerra Fría el centro hospitalario será acusado de ser “refugio de agentes soviéticos”. Había un verdadero miedo a la amenaza que el apoyo de comunistas españoles podía suponer en el caso de que el Partido Comunista Francés intentara hacerse con el poder en Francia en caso de un conflicto con la URSS.

Así, el 7 de septiembre de 1950 son encarceladas en Toulouse 50 personas, entre ellas todo el equipo médico del hospital Varsovia. La operación dirigida por el Secretario de Estado francés Eugène Thomas, con el nombre en clave de Bolero-Paprika supuso la detención y expulsión de Francia de 165 comunistas españoles (Alted y Domergue, 2003: 158).

Consecuencia directa de la operación Bolero Paprika fue el cese de la actividad asistencial del Hospital Varsovia. Sin embargo un grupo de médicos franceses, liderados por el profesor Joseph Ducuing recogerán su testigo. Hoy en día el Varsovia, que lleva el nombre de Ducuing, es un centro privado-concertado integrada en la red pública sanitaria francesa que rige por un patronato que está obligado a reinvertir todos sus beneficios en el hospital.

CASAL CATALÁ

El Casal Catalá de Toulouse es una asociación cultural que tiene como objetivo la promoción de la lengua y de la cultura catalana.

El Casal organiza actividades diversas: clases de catalán, cursos de iniciación a la sardana, conferencias, conciertos, actividades infantiles, etc.

El 6 de octubre de 1944 se fundó el primer Casal, cuya sede estaba en el Café Borios, en la plaza del Capitolio. La sede actual en la Rue des Novars 7 se estableció el 5 de marzo de 1958. Fue fundado por un grupo de exiliados catalanes que sentían nostalgia de su tierra y deseaban tener un lugar donde encontrarse y poder hablar catalán, así como celebrar actos culturales y sociales relacionados con Cataluña.

Bueno, y hasta aquí te podemos contar. Si quieres conocer en profundidad el resto de este relato, lo mejor es que te animes a hacer con nosotros el Free Tour del Exilio Español en Toulouse. Aquí te dejamos el enlace para que puedas reservarlo directamente. Te prometemos que será una visita que no te dejará indiferente, y que recordaremos las vidas de una serie de personajes que han sido injustamente devorados por los libros de historia.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Si es así, por favor, háznoslo saber en la sección de comentarios y compártelo en las redes sociales. ¡Os esperamos en Toulouse!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *