canal du midi - visitar toulouse

Hoy vamos a presentaros a uno de los emblemas de Toulouse, el Canal du Midi. Declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996, durante sus 241 kilómetros de recorrido, el canal navegable en funcionamiento más antiguo de Europa nos regala paisajes incomparables en un entorno ideal para relajarse o disfrutar de un amplio abanico de actividades al aire libre.

 

Orígenes del canal

Construido en el Siglo XVII, esta imponente obra de ingeniería fue impulsada por Pierre-Paul Riquet, originario de Béziers, quien se propuso unir el Mediterráneo con el Atlántico, a través de una gran vía fluvial que se conectaría con el río Garona y de ahí al gran Océano. Es navegable, preferentemente entre marzo y noviembre, y discurre entre Toulouse y la laguna de Thau, en las inmediaciones de Sète, a orillas del mar Mediterráneo.

Durante la época en que fue proyectado, en Europa se complicaba el mantenimiento de los ríos para hacerlos navegables. Esto, ligado a la necesidad de establecer vías de comunicación rápidas, favoreció la construcción de canales a lo largo de nuestro continente. La época dorada de las comunicaciones fluviales terminaría con el boom del ferrocarril.

 

Por medio de un edicto real firmado en 1666 por el ministro Colbert se autorizó el inicio de las obras. El coste de su construcción se elevó a 17 millones de libras de la época, sufragadas en un 40% por el Rey, en otro 40% por la provincia, y el 20% restante por Pierre-Paul Riquet, que se convertiría en su propietario. Fue inaugurado en 1681 y cuenta con 63 esclusas en su recorrido.

 

Después de su pérdida de importancia debido al auge del transporte de mercancías por tren y, posteriormente, por carretera, el Estado retoma su gestión a finales del Siglo XIX con la intención de devolverle su competitividad a través de una serie de inversiones en infraestructuras. Debido al fracaso de este intento, desde finales de los años 70 del Siglo XX es cerrado al tráfico de mercancías, y en la actualidad sólo se dedica al turismo.

 

Paradas imprescindibles en el Canal du Midi

  • Toulouse: la Ciudad Rosa, capital del departamento del Haute-Garonne, con su majestuoso Ayuntamiento presidiendo la Plaza del Capitolio, merece una visita de 2 o 3 días.
  • Castelnaudari: puerto destacado del canal, se considera la capital del cassouelet, el plato más tradicional de la región de Occitania.
  • Carcassonne: cerrojo estratégico entre francos y visigodos, enclave cátaro destacado, gran centro de producción textil a finales del Antiguo Régimen, y pequeña capital regional e importante lugar turístico en la actualidad. Desde la época romana hasta nuestros días, los destinos de Carcassonne, del Languedoc y de Francia se entrecruzan.
  • Le Somail: situado a unos 60 kilómetros de Carcassonne, es una de las paradas más atractivas de la zona gracias a la belleza del entorno y sus restaurantes.
  • Fonserannes: esta escalera de agua de nueve esclusas proporciona un interesante entretenimiento a los viajeros, a la vez que desafía la pericia de las tripulaciones de las barcas.
  •  Beziers: en su tramo final, el Canal du Midi rinde homenaje a Pierre-Paul Riquet, su diseñador y mecenas, pasando por su ciudad natal.

 

El Canal du Midi en bici

Por los carriles que discurren en paralelo al canal os vais a encontrar todo tipo de firmes y anchura de vías: partes asfaltadas, tramos con gravilla, caminos de tierra,… pero la orientación es muy sencilla ya que solo tenéis que seguir el recorrido del canal.

También están disponibles mapas en las oficinas de turismo de Toulouse u otros pueblos de sus alrededores, así como en su página web,  de donde incluso os podéis descargar su propia aplicación para el móvil.

 

Otras de las ventajas para disfrutar del Canal du Midi en bici es que es prácticamente llano, y que podréis circular la mayor parte del tiempo a la sombra; ya que sus orillas están pobladas por multitud de plataneros, que se plantaban para dar mayor consistencia al terreno de estas riberas.

 

Además, la línea de tren Burdeos-Marsella se encuentra siempre cerca, lo cual es interesante si os queréis saltar alguna etapa debido a las inclemencias del tiempo o porque se ha sufrido algún percance. La mayoría de los trenes franceses permiten el traslado de bicicletas.

El número de etapas va a depender de vuestro propio ritmo, o de si vais acompañados de niños. En todo caso sus 240 kilómetros son bastante asequibles de realizar entre 4 y 6 días. El Canal del Garona, que conectaría Toulouse con el océano Atlántico, está perfectamente acondicionado para realizarlo en bici de carretera, y cuenta con una clara señalización.

El Canal du Midi en barco

Otra de las posibilidades es recorrer el Canal du Midi en barco, en una aventura en la cual podréis dirigir vuestra propia embarcación. Es una manera más que recomendable para descubrir la región, dejándose ir a un ritmo lento de unos 8 kilómetros por hora; y el viaje ideal para ir en pareja, con amigos, o en familia con o sin niños.

 

Una de las grandes ventajas para recorrer el Canal du Midi en barco es que no es necesario ser titular de un permiso de patrón de barco.

 

Para familiarizarse con las diferentes maniobras, serán instruidos por parte del personal de la empresa de alquiler, que también les proporcionarán una tarjeta provisional de barco de recreo que cubrirá la duración del crucero por el Canal del Midi.

Para amarrar el barco se puede parar en cualquier lugar a lo largo del Canal del Midi, con la única condición de que no se impida la navegación. No es necesario atracar en un lugar específico para el tráfico comercial. Hay amarres en la orillas o también  se pueden clavar los piquetes que suelen estar disponibles en las embarcaciones.

 

Recorrer el Canal du Midi en barco: precios y horarios

Existen barcos para alquilar de diferentes tamaños y precios, aunque por lo general oscilan entre 700 y 4000 euros por semana; y es posible contratarlos en diferentes puntos: Agde, Colombiers, Capestang, Somail, Homps, Trèbes, Carcassonne, Bram, Castelnaudary, Port Lauragais.

El paso de las esclusas es de pago, pero pueden comprarse bonos en función de la duración de la estancia o incluso estar incluidas en el precio del alquiler de la embarcación. La navegación por el Canal del Midi se hace al ritmo de las esclusas: éstas se abren todos los días desde mediados de marzo a principios de noviembre –excepto el 1 de mayo, el 14 de julio y el 1 de noviembre.

 

Desde mediados de diciembre a mediados de marzo, de lunes a viernes es necesario pedir la apertura de las esclusas.

 

Desde principios de noviembre a mediados de diciembre, el canal cierra 6 semanas para realizar labores de acondicionamiento. En temporada alta, cuando la afluencia es importante, suele haber colas en ciertos puntos para pasar por las esclusas.

 

¡Conoce Toulouse en una experiencia única!

Así que, ya sabéis…ahora sí que no tenéis excusa para no aventuraros a recorrer el canal más antiguo de Europa y combinarlo con una plácida estancia en la Ciudad Rosa. Si queréis conocer la ciudad de la mano de guías oficiales, echad un vistazo a nuestros tours.

Gracias de nuevo por animaros a leer nuestro blog, si os ha gustado el artículo, por favor compartidlo en las redes sociales. ¡Os esperamos en Toulouse!

¿Te ha gustado?
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *